La Clave | Beatriz Colunga Fidalgo

Directora de la Autoridad Portuaria de Vigo (APV)

"El puerto de Vigo tiene un gran valor añadido"

El puerto de Vigo es el puerto de referencia en la fachada atlántica de la península ibérica gracias a su privilegiada posición geográfica y a sus condiciones naturales de abrigo. Está especializado en el movimiento de mercancía general de alto valor económico (vehículos nuevos, piezas de automoción y productos pesqueros). Vigo es uno de los principales puertos pesqueros a nivel mundial en el tráfico de pesca destinada al consumo humano. Beatriz Colunga Fidalgo, ingeniera de caminos, canales y puertos, es una gran conocedora del puerto de Vigo, ya que allí ha desarrollado toda su vida profesional y es directora desde 2012. 

Pablo Otaola Ubieta

¿Cómo ve el puerto de Vigo en el contexto de los puertos españoles?

A pesar de que, medido exclusivamente en términos de toneladas de mercancía total manipulada, el puerto de Vigo se mantiene en valores medios dentro del conjunto de los puertos de titularidad estatal, sí que ocupa un lugar destacable si nos referimos a mercancía general vinculada al comercio exterior.

En el año 2020 se ha mantenido como el 5.º puerto español, detrás de los grandes puertos de Valencia, Barcelona, Algeciras y Bilbao, en referencia tanto a la mercancía general importada y exportada, como al número de TEU con movimiento exterior (import-export). Es decir, dentro de la península ibérica, es el puerto de referencia en la fachada atlántica en lo que a mercancía general ser refiere. 

El puerto ha tenido una gran importancia en la historia de Vigo. ¿Cuál es su papel actualmente?

Vigo no es un puerto de transbordo, sino que lo que se mueve por las terminales portuarias viguesas tiene su origen o destino en el complejo industrial y empresarial de su área de influencia. Esto significa que el puerto de Vigo da un servicio logístico fundamental a todo el entramado industrial y empresarial del área de influencia de Vigo y toda Galicia, el cual se extiende también al norte de Portugal y a la meseta, mejorando la competitividad de las empresas en su comercio exterior.

Además de los tráficos portuarios, en el ámbito portuario se desarrolla mucha actividad vinculada a la construcción y reparación naval, con lo que esto supone en términos de desarrollo de industria auxiliar y generación de empleo.

En resumen, el impacto socioeconómico del puerto en su área de influencia y en muchos sectores es de un valor elevadísimo y puede decirse que es, sin duda, uno de los principales activos de Vigo.

¿Cuáles son los principales tráficos del puerto de Vigo?

Si el tráfico de mercancías de los puertos se desglosa por su presentación, diferenciándose de este modo los graneles líquidos, los graneles sólidos y la mercancía general, el puerto de Vigo está muy especializado en mercancía general, con un porcentaje de más del 90 % de este tipo de tráfico frente al total.

Hay que destacar que la mercancía general manipulada en el puerto de Vigo es de un alto valor añadido, debido, principalmente, a los vehículos fabricados en la factoría del grupo Stellantis, antes Citroën, situada a tan solo 2 km de distancia de la terminal portuaria, así como componentes de la automoción. También aportan valor la pesca congelada —vinculada a la gran variedad de compañías de elaboración y procesado de productos congelados—, las conservas, las frutas y otros alimentos y, además el aluminio, el granito —tanto bruto como elaborado—, las maderas, etc. El valor industrial de toda esta mercancía ha ascendido, en el año 2020, a 13.455 millones de euros.

Por otra parte, en referencia a la pesca fresca, se sitúa desde hace muchos años como el puerto de referencia no solo a nivel estatal, sino prácticamente a nivel europeo, con todo lo que ello supone en cuanto a generación de empleo y valor añadido.

El tráfico de pasajeros de cruceros turísticos es un nuevo tráfico al alza y se prevé que después de la pandemia se incremente tanto en número de escalas como de cruceristas, ya que el puerto de Vigo está bien posicionado en las rutas de la fachada atlántica.

La APV está siendo pionera en actuaciones enfocadas a la sostenibilidad medioambiental y a la lucha contra el cambio climático

¿Cuáles son los retos principales que se plantea la APV a corto y medio plazo?

El puerto de Vigo se debe a sus usuarios y, en mayor medida, a toda su área de influencia. Su objetivo principal es continuar dando un servicio con eficiencia y de calidad, y para ello debe acometer varios retos a corto y medio plazo. Por un lado, está la digitalización del mayor número de procesos posibles, no solo internamente en la Autoridad Portuaria, sino mayoritariamente con la comunidad portuaria, creando y mejorando plataformas de integración con el usuario y avanzando hacia un smartport a diferentes niveles.

Por otro lado, se debe dar servicio a los barcos del futuro, con mayores esloras y calados, por lo que tendremos que desarrollar y optimizar las infraestructuras portuarias para que, al mismo tiempo que se diseñen de la manera más sostenible posible, consigamos mantener y aumentar nuestros tráficos, que no dejará de ser una señal de que la actividad económica de la zona va bien.

¿En qué sectores quiere crecer el puerto de Vigo? 

El sector de crecimiento seguirá siendo el tráfico de mercancía general vinculada a la automoción, a la pesca en su sentido más amplio, así como a otros productos de alimentación y a materiales de construcción. Otros sectores en crecimiento serán los pasajeros de cruceros turísticos, la construcción naval, las actividades náutico-deportivas y las actividades vinculadas a la interacción puerto-ciudad.

¿Cómo es la relación puerto-ciudad en Vigo?

Los puertos que se han desarrollado en paralelo al crecimiento de ciudades ocupan una franja del litoral que habitualmente se ve presionada por el desarrollo urbano de la ciudad. En el caso del puerto de Vigo, se están construyendo nuevas edificaciones cada vez más próximas al dominio público y hay una enorme sensibilidad para ocupar terreno hacia el mar al tratarse de una ría, por lo que es muy complicado ampliar superficie. Por otro lado, los tráficos portuarios siguen creciendo y demandando infraestructuras acordes a las nuevas necesidades. 

En la zona de servicio del puerto ya existe una franja en el centro de la ciudad destinada a usos ciudadanos, así como varios paseos tanto en la orilla sur como norte de la ría. También hay viales portuarios que, aunque están abiertos al uso general, no se puede olvidar que su destino inicial y principal es dar servicio a las empresas del puerto. 

Los instrumentos de planificación, tanto portuaria como municipal, deberían recoger reservas de espacio para usos portuarios complementarios, aunque no estuvieran estrictamente en suelo portuario, y al mismo tiempo zonas de esparcimiento y de interacción puerto-ciudad en dominio portuario. De hecho, en la planificación urbanística de Vigo a medio y largo plazo se está intentando llegar a acuerdos entre la APV y el Ayuntamiento, a pesar de que los intereses y objetivos portuarios no coinciden en su totalidad con los municipales. 

©Xurxo Lobato

¿Cómo está enfocando la APV la lucha contra el cambio climático?

Dentro de los puertos españoles la APV está siendo pionera en varias actuaciones enfocadas a la sostenibilidad medioambiental y a la lucha contra el cambio climático. Contamos con un departamento muy completo e involucrado que lidera varios proyectos y, lo más importante, haciendo partícipe a la comunidad portuaria en ellos.

Desde el año 2016, la APV, con el apoyo de Puertos del Estado y de la Consellería del Mar de la Xunta de Galicia, decidió adaptar la estrategia europea de Crecimiento Azul al puerto de Vigo. Esta estrategia está destinada a relanzar la inversión y la innovación tecnológica en todas aquellas áreas relacionadas con la economía marítima, o economía azul, para mejorar su competitividad internacional, su eficiencia en el uso de los recursos y la creación de empleo, salvaguardando, en paralelo, la biodiversidad y el medio marino. 

Son tres las políticas clave sobre las que, con la participación de toda la comunidad portuaria, se ha edificado la visión y objetivos de la iniciativa Blue Growth Puerto de Vigo: crecimiento inteligente, crecimiento sostenible y crecimiento integrador. 

¿Cuál va a ser el papel de la PLISAN en el funcionamiento del puerto?

La idea de la PLISAN nació hace 20 años para dotar al puerto de una zona de actividades logísticas que supliera la escasez de espacio existente en la zona portuaria. Es verdad que ha sido un proyecto que se ha complicado judicialmente y en el que, al estar promovido por tres Administraciones (Autoridad Portuaria de Vigo, Consorcio Zona Franca de Vigo y Xunta de Galicia), no siempre se marcaron las mismas prioridades, pero por fin se está haciendo realidad.

Como todo proyecto de semejante magnitud, ya que son en total más de 400 hectáreas de superficie, empieza poco a poco, pero estoy convencida de que a medio plazo va a ser la plataforma logística industrial de referencia en la región Galicia-norte de Portugal. Esto conllevará que muchas de las empresas allí instaladas utilizarán materias primas y expedirán unos productos terminados que, en un porcentaje elevado, utilizará el modo marítimo para su comercio exterior, incrementando la actividad productiva, aumentando los tráficos portuarios, generando empleo y enriqueciendo la comunidad en su conjunto.

©Manuel G. Vicente

¿Cómo ha afectado la COVID-19 al puerto?

Precisamente como el puerto de Vigo está al servicio de los sectores socioeconómicos de su área de influencia y muchos de ellos se consideraron sectores esenciales durante la pandemia, principalmente el sector de la alimentación, el puerto mantuvo su actividad incluso en las situaciones más críticas del confinamiento. Estamos agradecidos al esfuerzo de las personas de la comunidad portuaria que siguieron trabajando para que este servicio no fallase.

Fue especialmente relevante el esfuerzo realizado en la lonja y el mercado de pesca fresca, pues se adoptaron unas medidas estrictas y adecuadas para que pudiera seguir funcionando al mismo tiempo que se minimizaba el riesgo de contagio. El sector tuvo un comportamiento excelente y se mantuvo el servicio todos los días.

Por todo esto, el puerto de Vigo fue de los pocos puertos españoles que en el año 2020 incrementó sus tráficos a pesar de la pandemia, lo cual demuestra, nuevamente, que es un puerto muy vinculado al entramado socioeconómico de su entorno.

¿Cómo cree que va a evolucionar el tráfico de cruceros en Vigo?

El tráfico de cruceros, con carácter general, ya se había incrementado previamente a la pandemia, y en estos momentos ya se empieza a reactivar.

A pesar de que las alternativas de puertos en la fachada del norte peninsular ha aumentado para las compañías navieras, el potencial de Vigo sigue siendo una referencia para ellas. Con una buena campaña comercial y la coordinación con otras Administraciones, la evolución de este tráfico será positiva casi con seguridad.

¿Qué proyecto le haría más ilusión desarrollar en el puerto?

No sabría decidirme por un proyecto en concreto, pero en estos momentos creo, y me ilusiona, el potencial de la intermodalidad entre los modos marítimo y ferroviario. En la terminal de contenedores se empezó el año pasado a mejorar la conectividad del puerto con el norte de Portugal a través del ferrocarril, pero todavía queda mucho por avanzar en esta materia y claramente hay que potenciar estos proyectos.