Experiencias | Monika Heiming

Directora ejecutiva de la Asociación Europea de Administradores de Infraestructuras Ferroviarias

“El ferrocarril es la solución obvia para lograr la neutralidad climática en 2050”

La directora ejecutiva de la Asociación Europea de Administradores de Infraestructuras Ferroviarias, Monika Heiming, reclama un plan de inversión dirigido a la infraestructura física y digital. El objetivo es alcanzar en 2030 “el hito de una red básica de la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T) plenamente funcional con el sistema de señalización ERTMS operativo”.

Marisa Pérez-Villanueva del Caz – Periodista. Jefa del Área de Coordinación Internacional de Adif

¿Podría explicar brevemente los objetivos de EIM y sus prioridades en relación a los administradores de infraestructuras ferroviarias europeos (AI)?

La Asociación Europea de Administradores de Infraestructuras Ferroviarias (EIM) se creó en 2002 tras la liberalización del mercado ferroviario de la UE. EIM promueve los intereses de todos los administradores de infraestructuras ferroviarias a nivel europeo.

EIM se ocupa de todos los aspectos relacionados con la administración de la infraestructura ferroviaria, desde los políticos, los jurídicos, los financieros, los digitales, los sostenibles hasta los de mejores prácticas. Trabajamos con la Comisión de la UE, la Agencia Ferroviaria de la UE, el Parlamento Europeo, el Banco Europeo de Inversiones, y también con todas las demás asociaciones ferroviarias, organizaciones no gubernamentales, así como con carreteras, puertos, aeropuertos, etc.

¿Está el sector ferroviario realmente unido y colaborando para defender sus intereses frente a otros modos de transporte? ¿Cómo es la colaboración entre las empresas ferroviarias, los fabricantes, los proveedores y otros grupos de interés?

La liberalización del mercado en 2001 aumentó el número de grupos de interés. Hoy en día, hay más de 11 asociaciones ferroviarias en Bruselas, que representan a operadores, administradores de infraestructuras, fabricantes, propietarios de vagones, viajeros, transportistas, etc.

Por lo tanto, la cooperación no sólo es lógica sino también esencial para gestionar el creciente número de reformas, cambios, evoluciones, etc. Más del 70% de las actividades de EIM implican a más de dos asociaciones. Paralelamente, el número de temas tratados es cada vez mayor. En general, el sector ferroviario está más bien en la misma línea cuando se trata de cuestiones esenciales, como las inversiones, la innovación o el cambio modal al ferrocarril.

¿Estamos más cerca de una red europea plenamente interoperable que aumente la cuota del ferrocarril en el transporte terrestre? ¿Está el sistema europeo de señalización ERTMS en el buen camino y se está desplegando según lo previsto?

La creación de una red única de la UE requiere superar hitos técnicos, operativos y financieros. Uno de los más importantes es el ERTMS, que aún carece de un despliegue armonizado en toda la UE. No obstante, esto es esencial para que todo el sistema ferroviario se beneficie de esta tecnología.

Esto es aún más importante en el contextodel Pacto Verde de la UE. Con el fin de lograr la neutralidad climática en 2050, el ferrocarril es la solución obvia por sus bajísimas emisiones. A su vez, otros modos de transporte también están en vías de reducir sus emisiones. Por lo tanto, es necesario un programa de inversión acelerado para la infraestructura física y digital a fin de alcanzar en 2030 el hito de una red básica de la RTE-T plenamente funcional con un ERTMS operativo.

¿Cuál ha sido el papel de los AI durante esta crisis de COVID? ¿Hasta qué punto ha sido crucial el sector en los últimos meses?

Los administradores de infraestructuras ferroviarias han sido más que cruciales para garantizar la continuidad de las cadenas de transporte. En este sentido el concepto de la UE de «carriles verdes» para el transporte terrestre por ferrocarril y carretera resultó esencial. La pandemia también ilustró el papel esencial de la conectividad de la infraestructura ferroviaria para la economía de la UE.

Por ello, la Comisión de la UE publicará en 2021 un índice de conectividad y un estudio sobre los cuellos de botella de la conectividad, que incentivará a los Estados miembros de la UE a invertir en conexiones transfronterizas. Para EIM, estas iniciativas son importantes para aumentar la actual cuota de mercado del 8% del tráfico internacional de viajeros en comparación con el mercado global.

Las consecuencias en cuanto a ingresos y financiación para los AI fueron terribles para los ferrocarriles y los AI en particular, ya que los cánones por tráfico se redujeron drásticamente. ¿Qué debería hacer la UE para mejorar la situación de los AI? ¿Es el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia la mejor herramienta para lograrlo?

La Comisión de la UE ha querido dar apoyo financiero a los usuarios de las infraestructuras ferroviarias permitiendo una reducción excepcional de los cánones de acceso a las vías por debajo de los costes directos de los administradores de infraestructuras ferroviarias. Por supuesto, esto afectará a los volúmenes de inversión en mantenimiento y renovación. El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia es un marco de programas nacionales de inversión a corto plazo, aunque el 37% del gasto debe apoyar los objetivos climáticos y el 20% la transición digital, lo que convierte al ferrocarril en un candidato ideal para invertir en ambas categorías.

No obstante, el MRR no es suficiente para compensar el actual presupuesto de la UE para financiar los programas emblemáticos plurianuales a gran escala de la UE, como la RTE-T o el ERTMS hasta 2030.

La UE ha declarado 2021 como el Año Europeo del Ferrocarril. ¿Cuál es el objetivo de esta iniciativa? ¿Qué relación tiene con el Paco Verde de la CE? ¿Será útil cuando precisamente este año se ha restringido todo tipo de movilidad?

El Año Europeo del Ferrocarril es crucial porque coincide con las negociaciones relacionadas con el presupuesto de la UE o el despliegue del Pacto Verde de la UE. Naturalmente, el ferrocarril tiene mucho que ganar en estas negociaciones y está deseando mostrar su potencial con iniciativas concretas en el mercado.

©Bence Balla-Schottner

Por ello, el sector ferroviario (incluido el EIM) aboga por ampliar el Año Europeo del Ferrocarril hasta 2022. Esto permitiría ver el ferrocarril en modo «vivo» y hacer que la sociedad en general se beneficie de algunos proyectos piloto que se están preparando actualmente.

¿Cuál es su visión sobre el papel de Adif y Adif AV como parte del equipo renovador del sistema ferroviario español? ¿Cómo se percibe el sistema ferroviario español en Europa en términos de calidad y fiabilidad?

La UE es consciente del gran progreso que España y Adif AV están realizando en la apertura del mercado de la alta velocidad española. La entrada en el mercado de dos empresas ferroviarias extranjeras supondrá también nuevas ideas y expectativas que pueden potenciar aún más el papel de Adif y Adif AV.

Paralelamente, Adif y Adif AV han aumentado sus actividades en las plataformas europeas, especialmente en lo que se refiere a ERTMS e innovación. Se puede observar la misma tendencia en los fabricantes ferroviarios españoles.

En esencia, el papel y la importancia de ADIF y ADIF AV en Europa ha aumentado sustancialmente en los últimos años, sobre todo debido a las grandes inversiones en alta velocidad y en ERTMS.

¿Cuáles son los principales retos del ferrocarril en el próximo futuro? ¿La digitalización? ¿La seguridad? ¿Políticas medioambientales?

El primer reto es la digitalización. El sector debe garantizar la interoperabilidad de las diferentes aplicaciones y enfoques. Además, el ferrocarril debe ser capaz de encontrar su lugar en un mercado multimodal en crecimiento. Conceptos como “la Movilidad como Servicio» o “la Logística como Servicio» vienen acompañados de nuevos requisitos y expectativas.

El otro reto es la sostenibilidad. La UE pretende reducir las emisiones del transporte en un 90% para 2050. Esto requiere un ambicioso reequilibrio del marco político, fiscal y financiero de los diferentes modos de transporte. Sólo entonces el ferrocarril tendrá una oportunidad justa de prosperar en un futuro mercado de transporte sin emisiones.