Colegio

La integración del ferrocarril en las ciudades

El Colegio de Ingenieros de Camino, Canales y Puertos organizó una jornada para analizar distintas opciones que permitan integrar el ferrocarril en la ciudad. En el marco de la reflexión ¿Es el soterramiento la solución? cualificados especialistas consideraron aspectos relacionados con los costes económicos, los retos técnicos y el urbanismo. También presentaron experiencias en distintas ciudades.

Fernando Ruiz Ruiz de Gopegui

Vocal de la Junta de Gobierno del Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos

Estación intermodal y parque urbano, Logroño. © José Hevia

La relación entre el ferrocarril y la ciudad es objeto de innumerables estudios realizados por expertos en movilidad, urbanistas y otras disciplinas. Es algo que evoluciona con el tiempo: generalmente la estación se construyó alejada del centro urbano, pero su éxito contribuyó al crecimiento de la ciudad, que pasa a envolver a la estación.

Entonces el acceso ferroviario se convierte en una barrera frecuentemente denostada por considerarse una cicatriz en el tejido urbano, que dificulta la comunicación entre barrios y origina áreas degradadas. Los administradores deben entonces plantearse posibles soluciones, entre las que la de soterrar es la que frecuentemente reclama el vecindario, sin tener en cuenta el extraordinario coste de la misma. No solo de la inversión, sino también del mantenimiento, ya que la vía es mucho más cara de mantener cuando está enterrada.

Se debe recordar que hay soluciones que integran el ferrocarril en la ciudad, permeando convenientemente y poniendo en valor la propia infraestructura ferroviaria.

La solución, por tanto, no es única y es preciso tener en consideración circunstancias como la dificultad técnica del soterramiento producida en muchos casos por el nivel freático, ya que, con frecuencia, el ferrocarril llega a la ciudad paralelo y próximo al río. Otras complicaciones aparecen cuando la estación tiene que compatibilizar diferentes anchos de vía.

Un factor clave es el valor de los terrenos que se liberan al soterrar las vías, sin olvidar el desplome de los precios tras la crisis de comienzos de siglo. También hay que tener en cuenta la capacidad generadora de “ciudad” que puede producir la estación, como polo de atracción para personas que no siempre viajan.

Los actores involucrados son varios: la administradora de la infraestructura, la explotadora del servicio, el ayuntamiento y, a veces, alguna otra. Por ello, como instrumento de gestión, se crean las sociedades mixtas, cuya evolución con el tiempo es un ejemplo de adaptación.

En la jornada celebrada en el Colegio de Ingenieros de Caminos el pasado 22 de junio de 2021, tuvimos ocasión de escuchar a diferentes ponentes, con puestos de responsabilidad actuales y pasados, ya que es primordial conocer de primera mano las razones de las soluciones adoptadas en cada momento. Por último, con el formato de mesa redonda se presentaron diversas actuaciones, tres de ellas nacionales, y se hizo un rápido repaso por otras internacionales. Esta jornada, sin duda, contribuye a que se analice con rigor uno de los retos técnicos, urbanísticos y económicos de las ciudades de hoy

Sergio Vázquez Torrón
Secretario general de Infraestructuras. Ministerio de Transportes

«Lo que invertimos en soterramientos compite con la inversión en ferrocarril»

Cómo abordar las integraciones ferroviarias en las ciudades era uno de los temas que más me preocupaba cuando llegué a la Secretaría General, por dos razones: por la carga financiera que supone, no ya del pasado, sino la que tenemos en cartera para el futuro inmediato, y porque no veía un patrón claro de comportamiento en las intervenciones.

Hay que hacer una reflexión, buscar criterios y objetivos racionales para las integraciones. Hay que tener en cuenta que lo que invertimos en soterramientos compite con lo que invertimos en ferrocarril. Muchas de estas actuaciones e integraciones se crearon en una época que no va a volver.

Elena González Gómez
Directora de Operaciones de Integración y Grupo Societario de Adif

«Los estudios de viabilidad técnica, económica y social deben justificar el soterramiento»

Es posible hacer una integración del ferrocarril que sea eficaz y sostenible sin tener que recurrir al soterramiento. La ejecución de un soterramiento no es la única solución para conseguir la integración del ferrocarril en las ciudades. La solución técnica para la ejecución de una integración no depende del modelo de gestión que vayamos a desarrollar para la operación, pero es cierto que la Sociedad de Integración es un instrumento más que proporciona un foro de consenso entre administraciones.

En todo caso, entendemos que estas operaciones de integración deben tener unos estudios de viabilidad técnica, económica y social que justifiquen su desarrollo.

Francisco Fernández Lafuente
Exdirector general de Actuaciones Concertadas en Grandes Ciudades del Ministerio de Fomento

«Las soluciones maximalistas llevan a la parálisis»

Aquello que se dice de que el ferrocarril ha cortado las ciudades es un hecho muy posterior a la aparición del ferrocarril que lo hizo, cuando en muchas ciudades españolas todavía había murallas.

Pero las cosas cambian: cambia el papel del ferrocarril, el papel de los barrios, las estructuras urbanas y, por lo tanto, estamos ante un proceso de planificación y de creación urbana.

Los proyectos tienen límites de viabilidad técnico-económica; la asesoría financiera tiene que ser realista, no hay dinero para todo y hay que insistir en que las soluciones maximalistas pueden llevar a la parálisis.

Róterdam. Stationsplein con boca de metro.
Logroño. Gran cúpula en la estación intermodal.
Jorge Ballesteros Sánchez
Subdirector general de Planificación Ferroviaria del MITMA

«Las estaciones en la ciudad son un valor positivo pero con inconvenientes»

Que las estaciones de viajeros estén en el actual centro de las ciudades es un valor positivo, es su principal activo frente a su competencia, pero tiene sus inconvenientes.

El aumento de la demanda de operaciones de integración urbana surgió como consecuencia de nuevos factores: los fondos europeos, cuando España entró en la Comunidad Europea y había más dinero para invertir; y, a partir de los 90, el aumento de la sensibilización de la población frente a las molestias e inconvenientes de las grandes infraestructuras. Estos factores coincidieron con la promoción de las líneas de alta velocidad y el desarrollo urbanístico del boom inmobiliario.

Silvia Pérez del Caño
Jefa del Área de Estudios Funcionales de Redes Arteriales Urbanas de Adif

«Hay que buscar soluciones alternativas al soterramiento y minimizar las molestias»

El objetivo en Adif es mejorar el servicio ferroviario, que las infraestructuras tengan más velocidad, capacidad y seguridad, adecuandolas a las necesidades actuales y futuras. Buscar soluciones alternativas al soterramiento minimizando las molestias que genera el ferrocarril en entornos urbanos y manteniendo las distancias de protección cuando la ciudad crezca.

También debemos potenciar la intermodalidad de las estaciones con otros modos de transporte, diseñar edificios como un nexo de unión entre las dos partes de la ciudad y atraer actividad económica en el entorno de las estaciones para fomentar la movilidad ferroviaria y sostenible.

Pablo Gigosos Pérez
Director del Área de Planeamiento Urbanístico del Ayuntamiento de Valladolid

«En Valladolid la actuación del soterramiento se ha reconvertido y mejorado»

En Valladolid se planteó el soterramiento como única opción. Las emociones se pusieron por delante. Se decidió llevar a cabo una macroobra que era totalmente inviable, porque se planteó ligada a una operación urbanística –un error horrible– y porque se planteó un túnel a 30 metros de profundidad, por debajo del río Esgueva.

El elevado coste conduce a un cambio. Se decide mejorar los pasos y arreglar todos los bordes de la ciudad, para que se vea como una especie de paseo que se puede recorrer. Un itinerario más amable. Una actuación que, ya habiendo sido aprobado el soterramiento, ha sido reconvertida y mejorada.

Valladolid. Proyecto del Paseo de Labradores.
Barcelona. Construcción del enlace La Sagrera-Sant Andreu.
María Cruz Gutiérrez
Directora técnica de LIF2002

«El deseo ciudadano de la integración del ferrocarril en Logroño aglutina voluntades»

En Logroño las dos primeras actuaciones ferroviarias fueron fracasos en cuanto a la falta de relación con la ciudad, no consiguieron unirse y relacionarse amablemente con ella. El ferrocarril llegaba con naturalidad e indiferencia a la ciudad, esas actitudes han hecho necesarias otro tipo de actuaciones.

El deseo de la integración es un deseo ciudadano, que aglutina voluntades. Hay ciudades que apuestan por tener edificios singulares; otras, por tener un festival de cine o un museo relevante; y Logroño apostó por un tipo de integración urbana que fuera puntero y yo creo que lo ha conseguido.

Joan Baltà i Torredemer
Director general de Barcelona Sagrera AV

«En el caso de Barcelona la actuación de soterramiento es viable»

Hay cuatro circunstancias que hacen posible e interesante el soterramiento o cubrimiento del ferrocarril entre la Sagrera y Sant Andreu. La primera es que hay un desnivel entre ambos lados de la ciudad, que permite cubrir sin tener que soterrar. La segunda es que hay unos costes de urbanización económicos. La tercera es que la operación se combina con la implantación de la alta velocidad. Y la cuarta es que es fácil urbanizar a partir de las obligaciones urbanísticas. Esto justifica que, en el caso de Barcelona, la actuación que se plantea es viable y ha sido la solución.

Juan Ayrault Pérez
Jefe de Marca de Adif

«En Países Bajos se realizan actuaciones colegiadas entre todas las administraciones»

Países Bajos es un país especialmente interesante para el ferrocarril, con una red muy densa y con un nivel de usuarios muy alto, pero sobre todo por unas realizaciones, en los últimos 20 años, muy interesantes, muy numerosas y muy fáciles de acceder a la documentación, por lo que son muy ilustrativas.

Creo que no hay una única solución para la integración del ferrocarril en las ciudades, sino muchas. Del caso holandés, me gustaría resaltar la actuación colegiada de todas las administraciones, incluso en proyectos muy pequeños lo que proporciona una visión global que actua sobre todo el territorio.

Logroño. Parque Felipe VI.
Utrech. Nueva estación.