La Clave | Opinión

¿Por qué un monográfico sobre Vigo?

Pablo Otaola Ubieta

Coordinador del monográfico.

©Javier Teniente

Vigo es la mayor ciudad de Galicia y su puerto pesquero, uno de los principales en el mundo, lo que hace de ambos un referente en el norte peninsular. Sin embargo, creo que Vigo es una ciudad menos conocida de lo que debiera, como iremos descubriendo a lo largo de este monográfico y gracias a la colaboración de muchos de sus protagonistas. 

Si bien por estas fechas, no podemos obviar que Vigo destaca en los medios de comunicación por la excepcional iluminación navideña que ha promovido y popularizado su alcalde, Abel Caballero, esta ciudad posee muchos y grandes atractivos, además de una larga tradición como ciudad acogedora y dinámica. 

En el proceso de preparación de este monográfico, he ido descubriendo, con enorme interés, muchas cosas que desconocía de Vigo, tanto a nivel personal como profesional. Espero que este monográfico suscite la curiosidad y el mismo el interés en el lector y le ayude a descubrir los secretos que atesoran esta ciudad y su territorio, como también los ambiciosos proyectos que allí se están desarrollando.

Lo primero que me llama la atención de Vigo es su entorno físico. Está situado en una ría espectacular, donde las islas Cíes, que aspiran a ser declaradas patrimonio de la UNESCO, desempeñan un papel principal tanto por su calidad ambiental y paisajística como por la protección que dan a toda la ría y que ha favorecido la implantación y desarrollo del puerto.

Por tanto, hablar de Vigo es hablar del mar. La ciudad se extiende a lo largo de diecisiete kilómetros de costa, con el protagonismo principal del puerto y las playas, e incluye dos antiguos barrios de pescadores, Bouzas y O Berbés, que siguen manteniendo, hoy en día, todo su sabor marinero. 

Reconciliar el puerto y la ciudad fue el objetivo durante los años 90 del proyecto Abrir Vigo al mar, lo que supuso un cambio radical en el borde portuario, donde se eliminó el tráfico de vehículos mediante la construcción del túnel de Beiramar, de más de un kilómetro de longitud. 

El otro condicionante físico de Vigo es su orografía, con sus empinadas cuestas, que han sido un problema para la relación peatonal entre zonas y barrios de la ciudad, favoreciendo el uso del vehículo privado en los desplazamientos. Como veremos a lo largo del monográfico, este es uno de los aspectos sobre los que más está trabajando el Ayuntamiento. 

Presentar la realidad poliédrica de Vigo ha llevado a dividir este monográfico en dos partes: las obras públicas, por un lado, y el urbanismo y la arquitectura, por otro. Y con la intención de hacer más amena y comprensible su lectura, en ambas partes he combinado artículos y entrevistas. 

Mi agradecimiento sincero a todos los que habéis participado en este número especial dedicado a la ciudad de Vigo, por vuestras magníficas aportaciones y, también, por la paciencia que habéis tenido conmigo. Espero que os guste el resultado.

Lo primero que me llama la atención de Vigo es su entorno físico

Y un agradecimiento especial a Carlos Nárdiz, por confiarme los monográficos de las ciudades en esta nueva época de la Revista de Obras Públicas y el privilegio de introducirme en Vigo y sus personas. 

Vigo, una ciudad en marcha

Iniciamos nuestro recorrido por Vigo, de la mano de su alcalde, Abel Caballero, que accedió al cargo en 2007, que nos habla de su apuesta por una ciudad innovadora, eficiente y sostenible, donde la recuperación del espacio público para peatones y ciclistas tiene un papel principal. Dentro de lo que considera los proyectos más importantes desarrollados por Vigo en los últimos años están algunos de los que son objeto de artículos en este monográfico, como Vigo Vertical, la nueva EDAR o la recientemente inaugurada Vialia Estación de Vigo, con todas las actuaciones que conlleva. En cuanto a los proyectos de futuro, cita la rehabilitación de naves industriales para nuevos usos y la remodelación de la Avenida de Madrid.

Para la gobernanza de un territorio es fundamental la existencia de organizaciones con capacidad de actuación y Vigo ha tenido la suerte de contar con el Consorcio de la Zona Franca, una institución pública creada en 1947 y en la que participan las distintas administraciones. El Consorcio, que actúa como agencia de desarrollo económico, ha sido un factor clave en la consolidación de la actividad económica de Vigo y su entorno, con actuaciones en los más diversos ámbitos. David Regades, delegado del Estado en el Consorcio desde 2018, nos introduce en su historia y nos describe las principales actuaciones realizadas y sus retos para el futuro.

Las obras públicas

Las obras públicas, la tarea más habitual de los ingenieros de caminos, tienen una gran importancia en la articulación de un territorio, ya que permiten estructurarlo y posibilitan el desarrollo de otras actuaciones. Así, contribuyen a conformar el territorio, aunque a veces también lo deforman, de ahí la importancia de su diseño (véase monográfico 3268 sobre el diseño de la obra pública). Y, en el caso de Vigo, han tenido y tienen un protagonismo especial. Las carreteras, el ferrocarril, el puerto y el agua han ido conformando su territorio y, como veremos a lo largo de los artículos y entrevistas, aún queda tarea por hacer en todos estos sectores.

Como ocurre en muchas otras ciudades españolas, los ingenieros de caminos han tenido un papel muy importante en el diseño y la construcción de Vigo. Ángel Colsa, autor del libro Los Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en Vigo, nos presenta a los ingenieros que han participado en los proyectos de Vigo desde mediados del siglo XIX hasta la ampliación del puente de Rande y el acceso ferroviario a Vigo, de reciente ejecución.

Para hablar de Vigo, ineludiblemente tenemos que hablar de su territorio, de su área metropolitana, que se ha ido consolidando desde finales del siglo XX, pero también de ámbitos espaciales mucho más amplios, como la región urbana de Vigo-Pontevedra, el Eje Atlántico y el espacio transfronterizo, con la continuidad del citado eje hasta Oporto. Gael Sánchez revisa los distintos ámbitos del territorio de Vigo, analizando sus fortalezas y sus debilidades y, entre otras cosas, plantea cómo la inexistencia de instrumentos de gobernanza supramunicipal ha supuesto un problema para su organización.

Si las obras públicas conforman el territorio, el urbanismo ordena la ciudad y la arquitectura define sus formas

Las carreteras han sido el principal elemento organizador del territorio vigués. Pablo Domínguez hace un recorrido por la historia de las carreteras del Estado desde la década de 1830, cuando se acondicionó el Camino Real que lleva a Madrid, conocido como carretera de Villacastín, hasta la ampliación de capacidad de la autopista AP9, entre Teis y el enlace de O Morrazo, ejecutada entre los años 2015 y 2018, que implicó la ampliación del puente de Rande.

El puente de Rande ha sido y es un elemento clave para la funcionalidad del área metropolitana de Vigo y el primer puente atirantado de gran luz ampliado en el mundo, lo que ha supuesto un verdadero reto para la ingeniería de caminos. Presentamos esta obra desde dos ópticas: Álvaro Serrano y J. César Canal describen el proyecto de ampliación y sus principales condicionantes, y Fátima Otero, acompañada de un interesante reportaje fotográfico, nos explica cómo se ha realizado esta compleja obra donde, además de cumplir con los estrictos requisitos del proyecto, se consiguió reducir el plazo de construcción.

Vigo es el puerto de referencia en la fachada atlántica, en lo que a mercancía general se refiere, y una institución fundamental en la ciudad. José Enrique Escolar nos hace un recorrido por sus principales áreas de actividad, analizando la capacidad de cada una de ellas desde el punto de vista de su infraestructura, y describiendo los planes de desarrollo que afronta el puerto para el corto y medio plazo.

La visión del puerto se completa con una entrevista a su directora, Beatriz Colunga, que nos habla del impacto socioeconómico del puerto en su área de influencia, de un valor muy elevado, lo que hace de él, sin duda, uno de los principales activos de Vigo. También, nos cuenta como el puerto está siendo pionero en las actuaciones enfocadas a la sostenibilidad medioambiental y a la lucha contra el cambio climático.

El agua es uno de los problemas a resolver en Vigo. Carlos Fernández presenta la nueva EDAR de Lagares, una actuación coordinada entre el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de Acuaes, Xunta de Galicia y Concello de Vigo, que ha supuesto un hito en su especialidad, tanto desde el punto de visto tecnológico, gracias a una estrecha colaboración con el ámbito universitario para la innovación y la adquisición de conocimiento, como por su integración urbanística y paisajística, por la integración efectiva de grupos multidisciplinares de trabajo.

El Lagares es el río de la ciudad de Vigo; nace en el entorno del aeropuerto y desemboca en la playa de Samil, tras atravesar importantes zonas de esparcimiento e industriales de la ciudad. Es, por lo tanto, uno de sus cordones umbilicales, pero durante mucho tiempo la ciudad ha vivido a sus espaldas y el río ha sufrido constantes inundaciones. Dentro del Plan de Gestión de Riesgos de Inundación 2021-2027, se ha propuesto la implantación de un área de inundación controlada en la zona de Sárdoma, situada en la parte menos antropizada del río, cuyo objetivo es laminar desde aguas arriba el efecto de las inundaciones en el tramo inferior del río, mucho más consolidada. Gonzalo Mosqueira y Laura Fernández nos explican este proyecto pionero.

©Manuel G. Vicente

Urbanismo y arquitectura

Si las obras públicas conforman el territorio, el urbanismo ordena la ciudad y la arquitectura define sus formas. Por ello, dedicamos la segunda parte del monográfico a los dos últimos y comenzamos con una entrevista a María José Caride, concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Vigo, que nos da su visión sobre la ciudad, desde el nuevo Plan General al proyecto Vialia Estación de Vigo, del que, más allá de la calidad arquitectónica del edificio diseñado por Thom Mayne (Premio Pritzker 2005), destaca la operación de regeneración urbana, que tuvo su origen cuando Abel Caballero, recién nombrado alcalde de Vigo, convenció al Ministerio para que el ferrocarril entrara en Vigo en túnel y a una cota inferior a la existente.

Alfonso Díaz, redactor del nuevo Plan General, que se acaba de aprobar inicialmente, nos describe las directrices del nuevo planeamiento en el que ve una oportunidad para la innovación de las políticas urbanísticas, donde cobran especial relevancia los aspectos ambientales y las propuestas de ordenación en ámbitos supralocales. Entre sus propuestas está rehabilitar antiguos edificios industriales hoy en desuso, como Alfageme, Albo, la Artística o la ETEA, para implantar nuevos usos y generar nuevas centralidades, haciendo buena la idea de la urbanista americana Jane Jacobs de que los edificios antiguos son las más aptos para acoger los nuevos usos. 

La actuación Vialia Estación de Vigo, algunas de cuyas piezas ya están en funcionamiento, integra obra pública, urbanismo y arquitectura, y por eso le dedicamos cuatro artículos, que nos permitan describir algunas de las diferentes partes de este proyecto, en el que el ferrocarril ejerce como motor de regeneración urbana y que se ha desarrollado gracias a la colaboración de los tres niveles de la Administración: estatal, autonómica y municipal.

Ignacio Sanz nos presenta el proyecto desde la visión de Adif, que es quien lo ha liderado, ya que ha sido gracias al soterramiento del ferrocarril, que comenzó en 2011 cuando los servicios ferroviarios fueron trasladados de forma provisional a la estación Vigo-Guizar, que se pudo generar la nueva estación de Vigo-Urzáiz sobre el cajón ferroviario y en ella desarrollar el concepto más amplio de Vialia. Adif apostó por la calidad arquitectónica, encargando el proyecto de la estación al equipo de arquitectura Morphosis, liderado por Thom Mayne. El resultado lo están disfrutando los vigueses desde el pasado mes de septiembre. 

Como explica Manuel Teba, cuando en marzo del 2017 el Consejo de Administración de Adif adjudicó a la empresa inmobiliaria Ceetrus la gestión de un centro comercial en la estación de Urzáiz, muy pocos podían imaginar el impacto que este desarrollo iba a tener en la ciudad. Para lograr el éxito, Ceetrus ha desempeñado un papel importante diseñando un proceso para incorporar al mayor número posible de agentes al proyecto. Así, tras estudiar Vigo, sus habitantes, sus costumbres, su cultura y su alma, han creado miniproyectos dentro del proyecto general del centro comercial en un proceso que denominan de cocreación.

Dentro de su política de potenciar el transporte público por carretera, la Xunta de Galicia ha construido la estación de autobuses, que dota al conjunto de Vialia Estación de Vigo de una gran intermodalidad. Francisco Menéndez y Lorena Pardiñas nos presentan el proyecto, cuya configuración arquitectónica tiene un carácter diáfano y abierto, que busca la integración de la luz y la vegetación en el edificio. Pero quizás, el reto más importante del proyecto ha estado en la reordenación de sus accesos viarios. 

“Más que un ascensor y que una pasarela”, así definen Guillermo Capellán y Miguel Sacristán su proyecto HALO, que se va a convertir en un nuevo icono de Vigo, reforzando más aún el impacto de Vialia Estación de Vigo.

La movilidad de la ciudad de Vigo está condicionada por su orografía, sobre todo en la orientación perpendicular a la línea litoral. Para resolver esa problemática, el Ayuntamiento ha puesto en marcha el proyecto Vigo Vertical, que nos presenta Jerónimo Centrón, y desde el que se están realizando actuaciones para potenciar la conectividad de distintas áreas de la ciudad, mediante la instalación de elementos mecánicos multimodales, que posibilitan salvar las dificultades orográficas de la ciudad. 

Otro de los tesoros poco conocidos de Vigo es su campus universitario, situado a dieciséis kilómetros de la ciudad, en un paraje de una gran calidad paisajística llamado As Lagoas y en el que hay una arquitectura de mucha calidad. Para explicar la historia del campus universitario, nadie mejor que el arquitecto vigués Alfonso Penela, autor de siete de los edificios del campus y que ha tenido una participación importante en la aparición en el campus de Vigo de dos arquitectos no gallegos de relieve internacional: Enric Miralles y Paulo Mendes da Rocha.