La Clave | Artículos de opinión

Movilidad urbana sostenible

Los Planes de Movilidad Urbana Sostenible como herramientas de planificación y diseño de ciudades sostenibles

Los Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) son elementos clave en la consecución de ciudades sostenibles. Deben ser planes desarrollados bajo la premisa de que urbanismo y movilidad son un binomio inseparable. Es necesario desarrollarlos con equipos multidisciplinares en los que caben ingenieros, arquitectos, ambientalistas, geógrafos, economistas, entre otros. En este artículo se explica qué es un PMUS e incluye recomendaciones sobre como deben abordarse desde la experiencia de los autores que suman más de 100 PMUS y estudios de transporte en España y América Latina.

Palabras clave: Planificación, Movilidad, Urbanismo, Transporte, Sostenible, Ciudad.

Sustainable Urban Mobility Plans (SUMP) are key elements to build up sustainable cities. They must be plans developed under the premise that urban planning and mobility are an inseparable pairing. It is necessary to work together with multidisciplinary teams that include engineers, architects, environmentalists, geographers, economists, among others. This article explains what a SUMP is and includes recommendations on how they should be approached from the experience of the authors who have been involved in more than 100 SUMPs and transport studies in Spain and Latin America.

Keywords: Planning, mobility, town planning, transport, sustainable, city.

David Álvarez Castillo

Vicepresidente del Instituto de Movilidad. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

Julián Sastre González

Presidente del Instituto de Movilidad. Dr. Ing. de Caminos, Canales y Puertos.

© Amador Toril

En los últimos tiempos se viene hablando más habitualmente de la movilidad sostenible, donde los Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos estamos teniendo un papel relevante, no sólo por nuestras capacidades y conocimiento en aspectos como el tráfico, la planificación del transporte o la movilidad en general, sino porque algunos de los principales Planes de Movilidad que se han realizado en los últimos años en España (y a nivel internacional) han estado liderados y dirigidos por ICCPs.

Hasta hace algunos años, el estudio y planificación se dirigía casi exclusivamente al tráfico, pero se han ido incorporando nuevos actores en la fórmula, por lo que actualmente se debe hablar de estudios de la movilidad. Más si cabe en las ciudades, en el ámbito urbano, donde entran en juego el peatón, la movilidad no motorizada, el transporte público, etc. Factores como el ahorro energético, las emisiones de GEI, la importancia del urbanismo y las infraestructuras viarias urbanas han terminado por conjugar la figura de los Planes de Movilidad Urbana Sostenible, los famosos PMUS, que cada vez más ciudades (y sobre todo, sus Administraciones) se animan a desarrollarlos en sus municipios.

Los ICCPs llevamos años planificando transporte y movilidad, planificando infraestructuras, planificando territorio…, y ahora se incluye esta planificación de la movilidad urbana, buscando ciudades más amables para sus habitantes, optimizando sus recursos. De nuevo, se presenta una tarea en la que los ICCPs tenemos mucho que dar, mucho que decir, y mucho de lo que sentirnos orgullosos de lo que podemos proponer.

Políticas de movilidad y urbanismo: el binomio inseparable

La primera pregunta que nos podríamos hacer es, ¿qué es sostenibilidad? Se trata de un concepto que hace mención a tres conceptos básicos para que se cumpla: que sea socialmente útil, que sea medioambientalmente adecuado y que sea económicamente viable. Estos tres conceptos se deben tener siempre presentes cuando uno desarrolla un PMUS.

Estas políticas se vienen planteando desde hace unas décadas, impulsado por los organismos multilaterales y en especial por la Unión Europea. Se hace como consecuencia de que el incremento de la motorización está ahogando a nuestras ciudades, colapsándolas.

Para impulsar estas políticas se ha condicionado en muchos países, entre ellos España, la recepción de diferentes vías de financiación estatal o regional de los municipios condicionadas a la existencia de PMUS en dichos municipios.

Hay una pregunta que todo profesional que se enfrente a realizar un PMUS para un municipio debe hacerse, o mejor dicho, hacer a sus gestores: ¿Qué modelo de ciudad se quiere? Y en función de la respuesta, así se debe enfocar el Plan de Movilidad. Hay que entender que la movilidad y el urbanismo son un binomio inseparable.

Los PMUS y la sostenibilidad

Será a partir de ahí cuando el PMUS recogerá posibles medidas o propuestas, apostando quizás por la peatonalización del centro urbano, la apuesta por un sistema de transporte público mallado y eficiente, la necesidad de desarrollar una red de carriles-bici (o carriles de tráfico compartido, o carriles bici 30…), medidas que optimicen la distribución urbana de mercancías, etc.

Cualquiera podría preguntarse por qué se han puesto de moda estos Planes de Movilidad Urbana Sostenible, y existen diferentes motivos:

  • Porque las ciudades consumen el 75 por ciento de los recursos y de la energía mundial
  • Porque las ciudades generan el 80 por ciento de los gases responsables del efecto invernadero
  • Por el fuerte crecimiento demográfico en muchas ciudades del mundo
  • Por la expansión urbanística que se produce en base a un modelo de ciudad dispersa y segregación en los usos del suelo
  • Por el actual modelo de uso mayoritario del automóvil en el transporte de personas y del camión/furgonetas en el de mercancías
  • Por la prolongación de los tiempos de viaje que se vienen sufriendo hoy en día
  • Por el consumo energético ineficiente que todo ello provoca
  • Por el acusado impacto medioambiental

Qué es PMU y porqué hacerlo

Los Planes de Movilidad Urbana Sostenible son herramientas de planificación de la movilidad urbana que, además ahora, son instrumentos necesarios en muchos países para optar a la financiación pública estatal o regional por los municipios.

Así, un PMUS está orientado a desarrollar políticas de movilidad que reduzcan emisiones, potenciando en las ciudades el uso de formas de transporte más sostenibles, como ir andando y la bicicleta.

Hoy en día existe una amplia bibliografía, muy interesantes y didácticas, para conocer en detalle los contenidos de estos Planes de Movilidad, destacando:

  • Guía para PMUS del IDAE, Ministerio de Industria. Es una guía especialmente dirigida a responsables municipales, indicando cómo desarrollar un PMUS.
  • Cities on Move. Banco Mundial. Versión de 2002 que se ha traducido a diferentes idiomas sobre la visión de las Ciudades y su movilidad.
Pero sí se considera importante el aportar algunas ideas basadas en la experiencia. Empezaremos diciendo (y volveremos sobre ello) que la movilidad y el urbanismo son un binomio indisoluble, y hay que desarrollarlos conjuntamente. La política de movilidad debe ser acorde con el modelo de ciudad y hay que tener en cuenta que:
  • Es necesario desarrollar políticas integradas, llega un momento en que solo potenciar el transporte público no hace ganar la batalla del reparto modal (aunque si evita perderla). 
  • Hay que planificar las ciudades pensando en el problema de la movilidad. Nuevas tendencias al respecto en usos del suelo valoran dos aspectos: 

– La concentración que es más favorable al transporte público. 

– Los barrios multifuncionales evitando las excesivas especializaciones. 

  • Existe la necesidad de dar respuesta a la motorización y, en el caso de los países europeos, seguir las directrices de la política común marcada por la UE.
  • Hacer análisis coste – beneficio que, en general, son muy positivos si el transporte público es de calidad (tiempos, accidentes, ambiental). Se trata de la forma de justificar las inversiones. Las cuentas financieras de un proyecto pueden requerir inversiones públicas que se cubren por las tarifas a los usuarios, pero en estos casos, las aportaciones públicas solo se pueden justificar porque el beneficio a la sociedad los compense. La herramienta puede ser estos análisis coste-beneficio (ACB).
  • Hacer proyectos de transporte público es una oportunidad de recuperar o hacer ciudad. 
  • Recuperar el espacio para el ciudadano, es uno de los objetivos de las modernas políticas de movilidad sostenible.
  • La bicicleta es posible desarrollarla como complemento, no solo como modo de movilidad sostenible de puerta a puerta. En cada ciudad o área se puede tener una función diferente y no siempre es una solución a la movilidad.
  • Es preciso hacer planes de movilidad de empresas y nuevos desarrollos. Urbanismo y desarrollo pensando en todos los servicios públicos: agua, saneamiento, vías, Transporte Público, energía…todos, incluido el Transporte público.

Claves para hacer un buen PMUS

Tras la realización de decenas de PMUS, tenemos claras cuáles son las principales claves para hacer bien un PMUS:

1. Las propuestas que se incluyan deben incluir siempre medidas a corto y largo plazo. Las de corto plazo deben desarrollarse siempre con la visión de futuro. La experiencia nos dice que si no hay acciones “que se puedan ver desde ya”, los PMUS “se quedan en un cajón”. Por tanto, es muy importante el incluir acciones tempranas.

2. Como ya hemos dicho, el binomio urbanismo-territorio y movilidad-transporte se consideran inseparables, hay que diseñar la política de movilidad de acuerdo al modelo de ciudad y territorio. Hay que desarrollar la ciudad, teniendo en cuenta las necesidades y efectos en la movilidad. En definitiva, el equilibrio territorial y una buena comprensión de las dependencias funcionales de los diversos municipios entre ellos y con la ciudad central son aspectos muy importantes del análisis.

3. La visión multimodal. A esa visión integral de territorio y transporte se une la visión integral modal, todos los modos o medios de transporte tienen su lugar y hay que contemplarlos en el estudio, aunque siempre bajo la visión de sostenibilidad, siempre sin olvidar la intermodalidad.

4. La importancia de los datos de partida y que se recopilen con calidad, es clave para una correcta toma de decisiones, y a ello se deben dedicar importantes recursos. Es bien complejo hacer una buena modelización (desarrollo de herramientas de simulación de escenarios) con datos malos o insuficientes, y es necesario hacer una buena fotografía de la situación actual que permita entender las pautas de movilidad y sus factores explicativos.

5. La participación y concertación se entiende como un proceso bidireccional que hay que planificar e iniciar desde el principio y eso requiere presencia cercana, y también una gran experiencia en comunicación y en procesos similares. Cuando hablamos de participación y concertación, nos referimos a los actores implicados o afectados por un proyecto. Aunque estos actores se pueden organizar en grupos, pueden ser muchos, pero el ciudadano es el eje de un PMUS sin perder de vista a otros como operadores de transporte, comerciantes, etc. Bidireccional significa que no solo debe ser informativa, sino recoger las opiniones y sugerencias de los actores siempre que sea posible y, así, hacer un proyecto mejor. La participación bidireccional significa que no sólo debe ser informativa, sino recoger las opiniones y sugerencias de los actores siempre que sea posible y así hacer un proyecto mejor 

6. El benchmarking o análisis de experiencias será muy importante para la fase de participación porque, además de su utilidad como fuente de inspiración para el desarrollo de propuestas, sirve en estos procesos de concertación para explicar los efectos de las alternativas que proponemos y para aclarar por qué no hemos considerado otras.

7. Hay que mostrar rigor en las propuestas y en los procesos para llegar a ellas, evaluando los efectos y los resultados. Ademásesto es realmente útil para que el proceso participativo se pueda superar con éxito.

8. Se requiere una evaluación detallada de los impactos que pueden producir las medidas que propongamos en el PMUSAsí, es vital hacer una evaluación de los impactos, en especial enfocada a:

  • Efectos ambientales y cambio climático.
  • Congestión, reparto modal y ahorros de tiempo.
  • Efectos económicos.
  • Seguridad vial.

9. La escala metropolitana hace todavía más necesaria la visión intermodal y la necesidad de propuestas y análisis al respecto. Por ello, cuando abordemos un PMUS en ciudades grandes con influencia metropolitana, se debe hacer un esfuerzo especial.

10. Las cuentas deben estar bien hechas. Los enfoques tradicionales de hacer solo las cuentas de inversión han generado muchos problemas. Aparte de evitar infravaloraciones de costes de construcción, es necesario estimar correctamente las cuentas de operación y mantenimiento (O&M), ya que éstas, son “para siempre”. Hay que evaluarlas y contrastarlas con las capacidades presupuestarias de los organismos que se asigne su financiación o pago.

11. No olvidemos las mercancías. En muchos PMUS, siempre se olvidan o se les da poca importancia, como explicamos siempre, es porque las mercancías no votan, pero son claves para la movilidad sostenible de las ciudades.

Participación y consulta pública

Una de las partes más importantes, y también más agradecidas cuando se hace bien, es el de participación y consulta pública. Una sociedad moderna y democrática requiere procesos de toma de decisiones cada vez más complejos y exige, de forma creciente, una verdadera participación ciudadana. Una participación ciudadana entendida como:

  • Un proceso de identificación e incorporación de los distintos agentes sociales. 
  • Un proceso bidireccional de comunicación. 
  • Una participación ciudadana que no debe cuestionar la legalidad de los representantes. 
  • Una participación responsable en la que se sepa qué recursos son necesarios y quién los puede aportar. 
  • Aporta el punto de vista de los usuarios/clientes que siempre mejoran los proyectos y planes. 
  • Demuestra un compromiso con una gestión eficaz y transparente. 
  • Potencia el papel de los agentes aumentando la aceptación general del proyecto. 
  • Ayuda y mejora la toma de decisiones en todas sus fases. 
  • Puede evitar serios problemas de contestación que demoren o invaliden el proyecto. 
  • Facilita el desarrollo de los proyectos en fase de construcción. 
  • Y es un derecho recogido en la constitución y leyes fundamentales en muchos países así como en otras normas, pero no basta con que las administraciones reconozcan el derecho, deben aplicarlo con agilidad y eficacia.

Puedes tener una ciudad que sea amigable con el coche, o que sea amigable con las personas. Pero no ambas. Enrique Peñalosa (Alcalde de Bogotá)

Importancia de un equipo multidisciplinar y formado para la nueva Era

Finalmente, siempre hemos entendido que para una adecuada realización de un Plan de Movilidad Urbana Sostenible, son claves dos aspectos: la importancia de un equipo multidisciplinar, y que esté formado para la nueva Era. La suma de ingenieros de Caminos, arquitectos, geógrafos, economistas, ambientalistas, así como expertos en gestión y comunicación, permitirá el enfoque desde diferentes puntos de vista que, sin duda, enriquecerá el trabajo desarrollado. Pero, además, sin perder de vista que las ciudades que estamos planificando, deben adecuarse y adaptarse a la nueva Era, donde aspectos como el urbanismo táctico, los efectos del COVID, las ciudades inteligentes (Smart cities), la movilidad como servicio (Mobility As a Service, MAaS), y tantos otros aspectos, deben estar presentes.

La conclusión es dirigirnos a una ciudad sin coches o al menos con menos coches, ya que las ciudades deben ser devueltas al ciudadano.

En definitiva, lugares y espacios donde nuestros hijos y nietos puedan a volver a jugar.

Entre las iniciativas en este campo destaca la liderada por el Instituto de Movilidad.

Organización dedicada a la formación, difusión del saber y concienciación en el campo de la movilidad sostenible creada por dos Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, que llevan participando y liderando la redacción de decenas de PMUS tanto en España como en países como Bolivia o Cuba.

Referencias

1

MUS: Guía práctica para la elaboración
e implantación de Planes de Movilidad Urbana Sostenible. Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

2

Ciudades en Movimiento: Revisión de la estrategia de transporte urbano. Banco Mundial.

 
 

3

Guidelines for developing and implementing a Sustainable Urban Mobility Plan. ELTIS.

4

Libro Verde del Urbanismo y Movilidad. Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.