La Clave | Artículo referenciado

El proceso de liberalización en el sector ferroviario

Adif lidera la apertura del mercado con vocación de servicio a la sociedad

La liberalización del transporte ferroviario de viajeros en España es ya una realidad. Desde el 10 de mayo circulan por nuestra red ferroviaria los trenes del operador Ouigo, y más adelante lo harán los de Ilsa así como el nuevo servicio Avlo de Renfe. Es el exitoso resultado de un proceso transparente y no discriminatorio, liderado por Adif con la pretensión de lograr una apertura del mercado con la máxima competencia posible y que incremente sustancialmente la utilización de la red ferroviaria. Adif continuará impulsando este proceso para que sus efectos lleguen a más territorios, para que aumenten los servicios y frecuencias y la sociedad pueda disfrutar de precios más competitivos

Palabras clave: Adif, liberalización, ferrocarril, transporte, movilidad, Ouigo, Ilsa, Renfe, MITMA, sostenibilidad, infraestructuras, cuarto paquete ferroviario.

Liberalization process of passenger rail transport in Spain has now become a reality. Since May the 10th, Ouigo trains are operating through Spanish railway network, and so will do later the trains of Ilsa, as well as the new Avlo service of Renfe. It is the successful outcome of a transparent and non-discriminatory process, led by Adif with the goal of achieving a market opening with the maximum level of competition and a major increase of the use of the railway network. Adif will continue to promote this process in order to boost its effects into more territories, so that services and frequencies increase and society can enjoy more competitive prices.

Keywords: Adif, liberalization, railways, transport, mobility, Ouigo, Ilsa, Renfe, MITMA, sustainability, infrastructure, Fourth Railway Package.

 

Raúl Míguez Bailo. Director Adjunto a la Presidencia. Adif. Ingeniero de Caminos, Canales.y Puertos.

Raúl Míguez Bailo

Director Adjunto a la Presidencia. Adif.

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos.

María Isabel Bernal Martínez Dirección de Comunicación y Reputación Corporativa. Adif. Periodista.

María Isabel Bernal Martínez

Dirección de Comunicación y Reputación Corporativa. Adif.

Periodista.

2021 es el Año Europeo del Ferrocarril y es también el año de la liberalización de los servicios comerciales de transporte ferroviario nacional de viajeros.

Se trata de una de las últimas reformas de mercados en régimen de monopolio que tenía pendiente nuestro país y, por tanto, constituye una gran oportunidad para impulsar el desarrollo y el uso de nuestras infraestructuras ferroviarias, que técnicamente se encuentran entre las mejores del mundo, pero que no han alcanzado el nivel de utilización que corresponde a su calidad.

Para llegar al escenario actual, en el que cualquier operador puede solicitar capacidad en toda la red ferroviaria, han sido necesarios más de dos años de intenso trabajo para recabar el interés del sector ferroviario y coordinar todo el proceso con la Comisión Europea, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA), y el regulador del sector, la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia.

Es cierto que partíamos de una excelente base: unas infraestructuras ferroviarias fiables y de calidad, y capacidad de uso de la red disponible, con un alto potencial para ampliar el mercado y aumentar las cifras de viajeros. Pero también hemos tenido que enfrentarnos, en pleno proceso de liberalización, a una crisis sanitaria sin precedentes que ha supuesto que el hecho de llegar hasta este punto haya sido todo un desafío. Asimismo, posiblemente esta crisis ha terminado de eliminar algunas reticencias existentes a la hora de ligar la actividad humana con la calidad del medioambiente en que se integra. No solo los datos científicos muestran dicha evidencia, sino que la propia observación de la naturaleza está dejando claro a muchos ciudadanos que es necesario un cambio real hacia la sostenibilidad de nuestras actividades. Es evidente que los consumidores, a nivel mundial, se están volviendo más conscientes del clima y el impacto medioambiental de nuestras actividades, entre ellas, el transporte.

Es por ello que, coincidiendo con un periodo de dificultades como el que vivimos, en Adif y Adif AV nos enorgullece haber impulsado de manera muy activa este proyecto y aspiramos a que la progresiva entrada de los nuevos operadores entre 2021 y 2022 suponga un cambio muy positivo en la movilidad en nuestro país, en un contexto en el que el sector ferroviario será una de las palancas de la recuperación económica que dotará de competitividad a nuestra sociedad. En definitiva, el objetivo último del proceso de liberalización es mejorar la calidad de vida del mayor número posible de ciudadanos.

Ave por la Mancha

© Vicente Tofiño

En el ámbito ferroviario, la normativa que ampara todo el proceso se incluye en el cuarto paquete ferroviario de la Unión Europea. Desde un primer momento se detectó entre los potenciales nuevos operadores ferroviarios un mayor interés por los ejes de Alta Velocidad Madrid-Barcelona, Madrid-Este y Madrid-Sur, pues se trata de los corredores ya completados de la excelente red de Alta Velocidad de nuestro país. No obstante, es necesario remarcar en este punto que la liberalización se aplica a toda la red ferroviaria de interés general (RFIG), y cualquier operador podría presentar ahora mismo una solicitud de asignación de capacidad para prestar servicios en la misma. El administrador de infraestructuras ferroviarias está obligado, en tal caso, a analizar dicha solicitud e intentar coordinar su materialización y, si la misma coincide con algún servicio declarado obligación de servicio público (OSP) por parte del MITMA, también resultaría preceptivo un informe del regulador del sector sobre el efecto que generaría el servicio solicitado en el equilibrio económico de dicha OSP.

Sobre la base del interés citado anteriormente, se diseñó un modelo para la entrada inicial de los nuevos operadores basado en acuerdos marco que garantizasen el acceso a la red por un periodo de diez años. Este plazo temporal proporciona mayor seguridad jurídica a las empresas ferroviarias para que puedan realizar las importantes inversiones asociadas al inicio de la operación comercial.

Con estos acuerdos marco se reserva a las empresas firmantes de los mismos una determinada capacidad de utilización de vías y estaciones, agrupada en tres paquetes, primando para su adjudicación el volumen de capacidad solicitado en cada uno de dichos paquetes, garantizando un criterio objetivo de priorización. 

Se trata de un modelo generado para este primer momento o arranque de la liberalización, un modelo que tanto el regulador como la Comisión Europea han calificado de transparente, objetivo y no discriminatorio y que, además de garantizar la competencia, asegura la eficiencia en la utilización de la red de Alta Velocidad. De esta manera, Adif ofertó de forma global una capacidad que era un 65% superior a la que se estaba utilizando en esos momentos en los corredores de Alta Velocidad que mayor interés habían suscitado: un alza del 50% en el Madrid -Barcelona, del 65% en el Madrid-Levante, y del 75% en el Madrid-Sur. 

Ejes ferroviarios en los que arranca la liberalización del transporte nacional de pasajeros y operadoras adjudicatarias de acuerdo marco en España

El modelo propuesto suscitó el interés de seis operadoras, lo que supuso un importante respaldo al trabajo realizado por Adif y Adif AV, así como al procedimiento planteado para gestionar de manera ordenada el proceso de apertura a la competencia, pues dicho modelo ofreció confianza a los candidatos para presentar sus solicitudes de asignación de capacidad. De estas seis compañías, tres resultaron las adjudicatarias para establecer los acuerdos marco correspondientes y poder operar la capacidad reservada en los ejes incluidos en los paquetes. Las operadoras adjudicatarias de los acuerdos marco fueron Renfe, que ya ha anunciado la implantación de su servicio low cost, Avlo; Ouigo España (filial de la SNCF), que comenzó a operar comercialmente el pasado 10 de mayo; e Ilsa (participada por Air Nostrum y Trenitalia), que apuesta por ofrecer sus servicios a partir de 2022 con trenes de nueva fabricación.

Este cambio supone todo un hito en nuestro país, pues seremos los primeros en disfrutar de tres ofertas de compañías distintas en corredores de Alta Velocidad, adelantándonos a otros países europeos que, a pesar de su experiencia previa en la apertura del mercado, solo cuentan por el momento con dos operadores en competencia por la prestación de servicios comerciales. 

De esta manera, y si la situación sanitaria lo permite, pronto podremos contar con una oferta ferroviaria más amplia, con más frecuencias y precios más bajos para los viajeros, manteniendo la calidad, la puntualidad y la fiabilidad de los servicios. Nuestra red de Alta Velocidad será más accesible para toda la población, lo que sin duda contribuirá a convertir el ferrocarril en el transporte del futuro, en el epicentro de una nueva movilidad mucho más sostenible.

La entrada de nuevos operadores contribuirá, sobre todo, a una mayor sostenibilidad de todo el sistema de transporte. Hay que tener en cuenta que la intensificación del uso de nuestra red ferroviaria pretende conseguir una reducción de vehículos en la carretera y un importante avance en la potenciación de la movilidad sostenible. No olvidemos que el ferrocarril es el medio de transporte menos contaminante en materia de emisiones directas de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero. Es en base a estas características que el transporte por ferrocarril desempeña un papel crucial en la estrategia de movilidad sostenible del Green Deal de la Unión Europea. De forma prioritaria, una parte considerable del 75% del transporte interior comunitario, que se realiza en la actualidad por carretera, deberá pasar al ferrocarril y las vías navegables interiores.

De igual forma, el ferrocarril está llamado a reemplazar al avión en las rutas domésticas con recorridos de hasta 700 o 1.000 km. Por eso, si apostamos por el fortalecimiento de una red ferroviaria de calidad excelente, podremos generar una demanda incremental allí donde haya rutas equivalentes, redefiniendo la movilidad en este tipo de recorridos. 

Los objetivos para el ferrocarril están claros, pero nos enfrentamos a un reto inmenso en nuestro país. Culminar con éxito la apertura del mercado y conseguir que el ferrocarril sea el transporte del futuro conllevará un importante esfuerzo de adaptación, especialmente en cuanto a la optimización de las infraestructuras y la convivencia de dos anchos de vía en la explotación de las principales terminales, cuestiones que requieren inversiones significativas, así como la puesta en marcha de medidas que favorezcan la expansión de la oferta de los servicios.

© F. Javier Abad

DEn ese sentido, la mayor capacidad ofrecida a los nuevos operadores en este primer paso de la liberalización conlleva la necesidad de ampliación de instalaciones ferroviarias que se han declarado congestionadas. Algunos de los proyectos más importantes previstos para ampliar la capacidad de estas infraestructuras son los de remodelación y ampliación en las estaciones de Madrid Puerta de Atocha y Madrid-Chamartín-Clara Campoamor, así como la conexión en ancho estándar de ambos nodos, junto con la ejecución de la nueva estación de la Sagrera y su área de estacionamiento de trenes como complemento de la estación de Barcelona Sants.

Cabe resaltar que la próxima entrada en servicio del túnel de ancho estándar entre Atocha y Chamartín, que cuenta con 7,3 km de longitud, permitirá la unión de todos los corredores ferroviarios de Alta Velocidad, permitiendo que la red de ancho estándar sea totalmente transversal. La utilización de este túnel entre ambas terminales se potenciará con la ampliación de vías, de dos a cuatro, del tramo de Alta Velocidad comprendido entre Atocha y Torrejón de Velasco, por el que circulan los trenes de los corredores de Alta Velocidad de Levante y Sur para salir y entrar de la capital.

Tren de Ouigo
@ F. Javier Abad

Todos los procesos de adaptación que se están llevando a cabo para responder a las necesidades del nuevo escenario liberalizado constituyen nuevos pasos para mejorar la operatividad y capacidad de las principales terminales ferroviarias, de cara a extender el atractivo de la apertura del mercado a más zonas de nuestra geografía.

Estamos convencidos de que la competencia que se generará en las principales líneas de Alta Velocidad representará un impulso para la entrada de nuevos operadores en estos y otros corredores de la RFIG, y para ampliar la propuesta de nuevos servicios a los ciudadanos. 

Por eso, seguimos avanzando en la construcción de las nuevas líneas de Alta Velocidad, como las de Galicia, Asturias, País Vasco, Extremadura, Murcia, Almería, Cantabria o Navarra, confiando en que la incorporación a la red de estos nuevos enlaces mantenga el interés de las operadoras y abra el espectro a nuevos entrantes, generando mayor demanda y precios más competitivos.

Todo ello a pesar de la incertidumbre que sigue generando la crisis sanitaria, que ha influido decisivamente en las expectativas de demanda de viajeros, y gracias a que el transporte ferroviario sigue siendo un modo estratégico para la Unión Europea, para el gobierno de España, y, por tanto, para Adif y Adif AV. El objetivo a nivel europeo es lograr un espacio ferroviario único que posibilite un transporte sostenible, interoperable y competitivo.

La Alta Velocidad es el servicio mejor valorado por los usuarios del ferrocarril, quienes, en todas las encuestas que se realizan, se declaran muy satisfechos con la puntualidad y tiempos del trayecto. La calidad de la red española constituye un referente internacional, con valoraciones muy superiores a las obtenidas por otros países de nuestro entorno con peores índices de puntualidad. Este valor diferencial que marca la puntualidad debe permanecer en el futuro al mismo nivel o incluso con mejores índices. Desde el Administrador de Infraestructuras pondremos especial énfasis y esfuerzo en que estos niveles de calidad se mantengan después del incremento de tráfico, a pesar de la complejidad que va a añadir el entorno multioperador a la gestión de la explotación ferroviaria.

Asimismo, seguiremos analizando nuevas fórmulas y posibilidades de optimizar la capacidad y la utilización de nuestra red ferroviaria conforme vaya madurando el mercado español; fórmulas que, en cualquier caso, siempre serán transparentes y no discriminatorias, para que puedan tener cabida distintos enfoques de negocio y se produzca el mayor uso posible de nuestras infraestructuras. Estamos trabajando para afrontar los desafíos que presenta una etapa de cambios y de incertidumbres como la que ha generado la crisis sanitaria mundial, una labor constante en la que nuestra meta es, y ha sido siempre, buscar la mejora de la movilidad de las personas. Una movilidad intermodal sostenible y segura que garantice el mejor servicio a los ciudadanos.