Especial José Antonio Torroja

José Antonio Torroja: un legado inspirador

Miguel Ángel Carrillo Suárez

Presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos

José Antonio Torroja ha sido una figura fundamental durante más de medio de siglo en la historia de la Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos. Su pérdida, irreparable, sólo la podremos paliar poniendo en valor su recuerdo y creando con su ejemplaridad una pauta profesional y de vida que nos guie hacia el futuro. 

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos tiene además con José Antonio Torroja una deuda de varias dimensiones, que nunca podremos saldar del todo, y que siempre formará parte del vínculo que nos une a él. Durante doce años, José Antonio Torroja, fue presidente del Colegio (1988-2000) y contribuyó de forma eficaz a su consolidación, al servicio de los colegiados y a representar a nuestra carrera profesional ante la sociedad y las instituciones. 

Además, José Antonio Torroja fue presidente de la Revista de Obras Públicas, el órgano editorial de los ingenieros de Caminos que ha sido residencia de innumerables ideas innovadoras, de debates y polémicas, y que han hecho que brille una revista que empezó a editarse en 1853 y que hoy es la publicación periódica no diaria más antigua de España. 

Ambas presidencias justifican por sí solas el homenaje que rendimos en el Colegio de Caminos al ilustre compañero a través de esta publicación y que recoge, de la mano de relevantes profesionales de distintos ámbitos, un amplio abanico de opiniones, recuerdos y aprendizajes sobre su figura. 

La trayectoria de José Antonio Torroja estuvo vinculada también a la docencia y por tanto al devenir intelectual de nuestros estudios. Contribuyó personal y directamente a crear la Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Barcelona. Al frente de esta institución estuvo durante ocho años y dirigió, también, la Escuela de Madrid entre 1981 y 1989. 

José Antonio protagonizó, pues, un papel destacado en los años en que la ingeniería de caminos española se expandió con más intensidad y lideró el potente desarrollo económico que experimentó nuestro país tras ingresar en Europa.

El carácter multifacético y emprendedor de Jose Antonio Torroja se constata con la creación su propia empresa de proyectos —Torroja Ingeniería—, y por presidir la Fundación Eduardo Torroja, una institución de altas miras que, entre otros objetivos, persiguió la confraternización entre la ingeniería y la arquitectura, disciplinas claramente emparentadas, y sin embargo, a menudo ignoradas mutuamente. Además, el centro, que realiza una incansable tarea investigadora, acoge el archivo personal y toda la documentación técnica de quien le da su nombre y que todavía está siendo objeto de actualización e investigación.

Este homenaje editorial que rendimos al amigo y compañero Jose Antonio Torroja muestra el agradecimiento y admiración que sentimos por uno de nuestros más insignes ingenieros de caminos y cuyo inspirador legado perdurará siempre.